¡Elevación sin Barreras! Contáctenos: 649 851 095 - 952 728 548

Montacargas hidráulicos

[print_gllr id=1908]

El montacargas hidráulico está especialmente indicado para uso en industria, comercios, almacenes, hostelería, etc… para la elevación de cargas  entre diferentes plantas. Los distintos modelos de montacargas hacen que podamos cubrir cualquier carga específica, desde 150kg de carga hasta 20.000 kg de carga y adaptando siempre el tamaño de la plataforma a sus necesidades. Normalmente están dotados de 1 o 2 guías aunque para grandes cargas se pueden montar 4 guías. Estos deben de estar instalados dentro de un hueco  o cerramiento que impida la caída de la carga y las caídas accidentales por el hueco. Están dotados de puertas de rellano con cerraduras de seguridad que impiden su uso si la puerta no está cerrada y  bloquean la puerta si el montacargas no se encuentra presente en planta.

Dependiendo del modelo de montacargas que se emplee pueden quedar libres 2, 3 o incluso los cuatro laterales para introducir la carga de forma que si el entorno del edificio lo permite podemos acceder a la plataforma del mismo desde cualquiera de los cuatro laterales.

El funcionamiento de los montacargas se basa en una plataforma que se desplaza a lo largo del recorrido de las guías de forma suave gracias a un sistema de rodamientos, un pistón hidráulico con vástago que es el que impulsa los desplazamientos y una bomba hidráulica que es la que ejerce la fuerza para poder realizar los desplazamientos.

La velocidad de desplazamiento pude ser de 0.10 m/s o de 0.20 m/s. Los montacargas pueden ser adaptados a las necesidades del cliente en cuanto a carga, recorrido, número de paradas y dimensiones de plataforma.

A la hora de instalar un montacargas tenemos que tener muy claro cuáles son las necesidades de nuestra empresa y solicitar una solución  que cubra todas las exigencias tanto en altura como en índice de carga. Este tipo de elevadores son la solución ideal para transportar cargas entre diferentes alturas ya que al poder ofrecer un producto totalmente personalizado para usted en tamaño, altura y carga el coste del mismo se ajusta al máximo lo que hace que el montacargas sea una inversión muy rentable y se amortice en muy poco tiempo.

El uso y funcionamiento de los montacargas es muy sencillo, lo que hace que cualquier operario pueda desplazar las cargas de forma segura y con total autonomía, sin ninguna complejidad para el usuario ya que el aprendizaje es muy intuitivo.

Existen dos tipos de montacargas, el montacargas convencional de uso exclusivo para carga en el cual no es posible su uso  a personas, no pudiendo ser usado por el operario para acompañar a la carga; y el  montacargas con personas a bordo o con carga acompañada en el que el operario si se  desplaza junto con la carga.